Como sucede prácticamente con todos los aspectos de Internet, las redes sociales conllevan sus peligros.* Teniendo esto presente, analice las siguientes cuestiones

¿Cómo se afectará mi privacidad?

Lo que debemos saber . Si no tiene cuidado, los datos de su perfil, así como sus fotos, sus actualizaciones de estado (los breves mensajes que comparte con todos los amigos de su lista)

Y sus comentarios (sus respuestas a las actualizaciones de los demás) pueden revelar muchas cosas acerca de usted: dónde vive, a qué horas está o no en casa, dónde trabaja o dónde estudia, por citar solo algunas.

 A un ladrón le basta con conocer su domicilio y ver un breve mensaje del tipo “Nos vamos de vacaciones mañana” para planear cuándo y dónde dar su golpe. Los cerrajeros suelen advertir de este tipo de información es causa de muchos robos.

Otros datos —como su dirección electrónica, fecha de nacimiento o número de teléfono⁠— pueden convertirlo en víctima de acoso, intimidación o robo de identidad. A pesar de eso, son muchos los que divulgan sin reparo tal información.

Las personas se olvidan de que una vez que cuelgan un contenido en Internet, este pasa a ser del dominio público; y aunque tengan cuidado de especificar que es “solo para amigos”, no hay manera de controlar lo que estos hagan después con la información.

En efecto, todo lo que se sube a una red social es de carácter público o puede tornarse público con mucha facilidad.

Lo que puede hacer. Conozca bien las opciones de privacidad que ofrece su red social y utilícelas. Limite el acceso a sus actualizaciones de estado y sus fotos a personas de confianza.

Con todo, recuerde que lo que exponga puede hacerse más público de lo que era su intención. Revise constantemente su página y pregúntese si hay algo que pudieran utilizar personas sin escrúpulos para localizarlo o robarle la identidad.

 No revele ningún tipo de información que vulnere su intimidad o la de terceros, ni siquiera entre amigos . Si tiene que tratar un asunto delicado, emplee un sistema de comunicación diferente. Hablar por teléfono es mucho más personal y privado.

Conclusión. Kim lo resume muy bien: “Si prestas atención a lo que haces en una red social, disfrutarás de cierto grado de privacidad. No te creará problemas, a menos que tú lo permitas”.

¿Cómo se afectará mi tiempo?

Lo que debe saber. Las redes sociales pueden robarle mucho tiempo y distraerlo de actividades más importantes. “Mientras más contactos tienes —dice Kay⁠—, más tiempo pasas enganchada y más adictivo se hace.” Vea lo que dicen algunos que cayeron en la trampa.

Lo que puede hacer. El tiempo es demasiado valioso para malgastarlo. Por eso, ¿por qué no elabora un “presupuesto”, tal como hace con el dinero? Anote la cantidad de tiempo que considere razonable dedicar a las redes sociales

Conclusión. Una joven de nombre Emily dice: “Una red social es una magnífica herramienta para mantenerse en contacto con los demás. Pero como sucede con otras cosas, hay que saber cuándo desconectarse”.