Hoy en día la mayoría de las personas en el mundo entero tienen al menos acceso y utilización de una red social, por lo que se trata mas allá de una tendencia, se trata de una cultura que ha llegado para quedarse en nuestras vidas.

Con la aparición de las redes sociales muchas personas decían que era su ventana al mundo, que era una forma de sentirse libre, porque las redes eran lugares en donde podrían expresarse de forma libre, pero hemos visto como eso hoy en día ha resultado muy diferente para algunos.

Hay que velar por nuestra seguridad

Cuando hablamos de seguridad no solo hablamos de estar protegidos en casa, de evitar los robos de esta, que sin lugar a dudas es muy difícil que sucedan si la tienes protegida con la ayuda de los cerrajeros Badalona profesionales.

Pero mas allá de eso, hay que buscar seguridad integral, proteger no solo nuestros bienes, que ya sabemos que si los cerrajeros intervienen en su protección nada malo podría pasar, pero no hacemos mucho pro protegernos en las redes sociales, en donde todo el mundo parece que puede opinar y destruir tu reputación en segundos.

Hay que ser un poco inteligentes y saber que las redes sociales son un arma de doble filo, por eso es que hay que utilizarlas con mucha responsabilidad, hay que saber los riesgos a los que nos exponemos cuando mostramos todo de nuestra vida.

Una dualidad de vida

Hay personas que toda su vida la muestran en las redes sociales, y resulta que la mayoría de las cosas que muestran son actuadas o preparadas, y es que hay perfiles de redes sociales en donde parece que el dueño del perfil vive una vida feliz, sin problemas de ningún tipo.

Y eso está bien, que la gente muestre sus momentos felices, pero la situación está en que hay personas que viviendo su vida llenas de problemas, entonces deduce que su vida es un total fracaso, y eso les puede hacer sentir depresión y pensar que la vida es como las redes sociales, y que cualquier cosa que no sea como eso, no es vida.

Para quienes han nacido en el mundo 2.0 es difícil imaginar una vida sin redes sociales, saber que se puede interactuar con amigos en un café, que no es necesario crear un grupo de chat para hacer planes y recordar los momentos memorables de su relación de amigos o pareja, y eso se está perdiendo, y puede traer graves consecuencias en el futuro.

La privacidad es un privilegio

En la actualidad muchos crímenes se han suscitado gracias a la información que delincuentes pueden obtener por medio de las redes sociales, y esto debe alertar a las personas, especialmente a los padres que deben cuidar un poco la interacción que sus hijos tienen en las redes sociales.

Y es que está bien estar en todas las redes, compartir información, hacer amigos, subir fotos, pero llega un punto en donde la privacidad se pierde, y resulta que la gente cree que tiene derecho sobre tu vida, opina y quiere que hagas lo que ellos creen que es lo correcto.